confesion

Romanos 10:9: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”.

“Amado Padre Jehová, acepto a Cristo, ahora mismo como único y exclusivo Salvador de mi alma. Te acepto Jesús, públicamente; no me avergüenzo de ti; perdona mis pecados. Entra a mi corazón. Cambia mi vida. Lávame en tu sangre, y ayúdame a que persevere, firme en tu camino, firme en la Iglesia. Que sea bautizado y que sea lleno del Espíritu Santo. Escribe mi nombre en el Libro de la Vida. Te amo, Jesús. Gracias Jesús, creo en ti y soy salvo ahora. Tu sangre limpió mis pecados. Amen.

Si hiciste esta oracion contactanos nos gustaria estar orando por ti, envianos un Email a contacto@iglesiadiosdelaverdad.cl

Leer La Bíblia es importante

Habiendo realizado la oración de confesión de Fe; Es importante examinar la Biblia para saber cuál es la voluntad de Dios. Romanos 12:2 nos recuerda que, aunque parezca difícil de cumplir, su voluntad es buena, agradable y perfecta”. No puede fallar, es agradable, nos va a gustar, entre más lo conozcamos a través de su Palabra, más lo amaremos y más disfrutaremos de seguirlo.

 Nos da ánimo en las pruebas.
Típico que cuando viene la prueba, pensamos que no hay salida, que va a alargarse nuestro dolor aunque realmente somos nosotros mismos quienes lo alargamos. Fiel es Dios que nos recuerda que esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria  2a Corintios 4:17. Nos recuerda que toda prueba es momentánea pero que la corona de gloria es eterna. La Biblia está llena de soluciones para las pruebas y tentaciones de cada día, pero hasta que no la leamos no encontraremos la ayuda que necesitamos de Dios para cada día.

lectura de la biblia

casa de oracion

La Obligación del Creyente de congregarse.

¿Por qué debo congregarme?

Salmo 50:5 Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.

Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión
unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

I.               Mando directo de Dios – “congrégate.”

La razón más fuerte de asistir la iglesia cada semana es porque Dios nos manda de hacerlo.

Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Ven te invitamos a Casa Central de Iglesia Dios de la Verdad; Ubicada en AV. Recoleta N° 686, Esquina con Olivos. Santiago de Chile